Entrevista a la Prof. Lidia Salas

“El ejercicio de la escritura creativa brinda la oportunidad de aprender el valor de las palabras”

Entrevista de María Ledezma.

 

La propuesta del taller Literatura para sanar  invita a los interesados a crear obras y relecturas a partir de experiencias pasadas y dolorosas. El aprendizaje que obtuvo Lidia Salas a raíz de una circunstancia dolorosa personal la ha motivado a desarrollar nuevas estrategias para abordar el dolor, las carencias y las ausencias a través del ejercicio de escritura. Sin embargo, Literatura para sanar, si bien permite canalizar todos aquellos sentimientos provocados por el dolor y la tristeza, no sólo es un taller con fines exclusivamente terapéuticos, pues como bien explica la profesora Salas en esta entrevista, el escritor se alimenta de sentimientos para crear personajes cuyas inquietudes no distan de ser diferentes a los conflictos de cada uno de nosotros.

 

¿Cómo puede la escritura convertirse en ejercicio terapéutico?

  1. En la actualidad la medicina occidental ha aceptado la influencia de las emociones negativas en el origen de muchas enfermedades. En la medicina oriental el concepto de la unión de cuerpo, mente y energía es la base de sus procesos sanadores. Tales emociones causan una impronta en las células, las cuales originan enfermedades físicas y psíquicas, porque la persona no le da salida a esta energía.

En países como España se ha usado la escritura creativa como una terapia. Existe bibliografía al respecto. Cuentos que curan, por ejemplo,  describe estos  procesos y sus resultados. Presenta sobre todo ejercicios de escritura donde los pacientes elaboran cuentos de los conflictos escuchados. De esta manera, se pueden cambiar  paradigmas y resolver conflictos con imaginación y nuevas opciones.

A veces la medicina occidental, en su manera especializada de  curar, trata por separado cada órgano. Por lo tanto,  las personas no logran  sanar porque no se ha tenido en cuenta el origen de la enfermedad.

 

Uno de los tópicos que Ud. desarrolla en el taller tiene que ver con la idea del “cuerpo del dolor”. ¿Qué relación tiene la literatura como lenguaje con el cuerpo que siente y que adolece?

 

  1. El cuerpo de dolor es causado por energía de vida frustrada, atrapada, no desarrollada. Las sombras de la emociones negativas, (debajo de la rabia siempre existe una honda tristeza) temen a la luz de la conciencia. Observar el dolor, aceptar el presente tal como es, constituye la mejor forma de proyectar la luz de la conciencia sobre las sombras del dolor.

El ejercicio de escribir desde la conciencia es una terapia que disuelve el fardo del cuerpo de dolor- emoción. Todo escritor es un testigo que relata o expresa experiencias de dolor o de alegría. Las grandes obras de la literatura se han elaborado con estas materias: alegría, dolor, amor, pérdida, vida y muerte. Transmutar experiencias desoladoras en obras de arte, a través  del lenguaje literario, ha sido el oficio de los grandes escritores.

Si colocamos palabras de luz para elaborar una conciencia de lo que se es, el tatuaje oscuro sobre las células de nuestro cuerpo se disolverá. Al observar nuestro entorno, se encuentran personas que viven a través del cuerpo de dolor.  Usar esta observación como material de escritura, no sólo es un ejercicio creativo sino un proceso terapéutico.

 

¿Para sanar es necesario escribir para olvidar o escribir para hacer memoria de lo vivido?

  1. Es muy interesante la tercera pregunta. Es necesario escribir porque a la palabra, desde las culturas antiguas, se le ha concedido gran valor. El hombre antiguo la usó como escudo protector contra los dioses y fuerzas de la naturaleza. El ejercicio de la escritura creativa brinda la oportunidad de aprender el valor de las palabras a partir de la intuición y de la emoción. Este ejercicio facilita una mejor comprensión y comunicación con otras personas. Desarrolla esa parte del cerebro que gobierna las emociones, sentimientos y pasiones. La lectura diaria de poetas sabios y reflexivos profundiza el conocimiento de la condición humana, lo cual favorece el conocimiento propio y el juicio que hacemos de los otros en las relaciones familiares, amistosas o profesionales.

La Literatura asume una función sanadora mediante ejercicios de escritura creativa. Al inicio de la escritura creativa como terapia sanadora se sugieren los siguientes ejercicios: Es necesario, por una parte,  escribir porque a la palabra, desde las culturas antiguas, se le ha concedido gran valor. El hombre antiguo la usó como escudo protector contra los dioses y fuerzas de la naturaleza. Y es necesario escribir para aceptar la situación que causa el conflicto y la enfermedad.

Cuando se escribe lo importante no es el objetivo: no se trata de olvidar o guardar en la memoria la experiencia que origina el trauma, sino de aceptar lo que es y usar ese material para elaborar arte. Al finalizar el texto, la obra concede a su autor un gozo, una alegría ante lo expresado y es este gozo, lo que ayuda a disolver las sombras  del cuerpo dolor.

Mediante la escritura creativa se conoce el poder de la palabra, la atención pasa de la tristeza y del dolor al interés por crear, por escribir, por encontrar la palabra que exprese nuestras emociones y nuestra historia.

En un taller de Literatura que sana, no solo se escribe sobre las experiencias propias, sino sobre las historias que se escuchan de otros integrantes.

 

Hay mucha gente que recurre a los libros para identificarse con las emociones y los escenarios representados allí. En el caso de la escritura, ¿con quién se identifica quien escribe sobre sus experiencias de dolor o de enfermedad?

 

  1. Para responder la pregunta, se puede recordar el prólogo que Mario Vargas Llosa escribe de una de las ediciones de la novela Madame Bovary de Flaubert. Él cuenta que leyó esta novela en París en tiempos miserables cuando había pensado en el suicidio. No dejó el libro hasta llegar hasta la última página. Con lágrimas en los ojos dio gracias porque desde ese momento abandonó la idea de matarse, textualmente comenta: “la protagonista muere para que yo me salvara…”

Cuando se escribe el narrador se identifica con los personajes que crea en su texto. Transfiere a esos seres su dolor, sus emociones, pero también le da la salida que no encuentra en la vida real, ese es el milagro de la creación. Se establece una comunión entre narrador y personajes, entre poeta y versos.

Cuando el tallerista inicia la escritura, se identifica al comienzo del texto con su propia experiencia, pero cuando logra elaborar un testimonio, la literatura le concede la oportunidad de tomar distancia de su propio conflicto y centrarse en la imaginación y diversos procedimientos para expresar lo que desea comunicar.

¿Qué anécdota en particular recuerda  cuando  imparte su taller “Literatura para sanar”?

  1. Sobre la última pregunta, debo responder que puedo ofrecer mi propia experiencia. Después de una relación de 38 años, en el momento en que mi esposo y yo íbamos a Europa para empezar a disfrutar de nuestro retiro laboral, tuve que enfrentar la noticia de un cáncer que terminó con su muerte en dos meses.  Nada me consolaba y empecé a enfermar físicamente.  Un día encontré la conferencia que había dictado sobre literatura para sanar. Comencé a escribir el poemario Katharsis, para tratar de aplicarme a mi misma lo que había investigado.

Muchos de esos versos los escribí arrasada en llanto.  Logre superar mi duelo y hacer de mi experiencia una misión de vida para ayudar a otros.

 

Taller Literatura para sanar: el poder sanador de la lectura y escritura creativa

Fechas: Miércoles 18 de marzo al 29 de abril.

Horarios: 5:30 a 8:00 pm.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *